);

Más sabe el diablo …


Hola amigos.  Hace varios meses mientras cenaba en unos de mis restaurantes favoritos en Bal Harbour, Florida con un abogado amigo, tuve la oportunidad de conocer al Sr. Fay Vincent quien se acercó por unos minutos a la mesa y se quedó compartiendo con nosotros.  Durante esta conversación, pude apreciar quien era este señor, pues nos contó brevemente sobre su historia; abogado de profesión, economista, atleta exitoso en campo, pista y fútbol durante sus años universitarios, eventualmente se graduó en Yale y creó su propia firma en Washington, D.C., después trabajó en el Securities and Exchange Commission, fue Presidente de la Junta Directiva de Columbia Pictures, Vice-Presidente Ejecutivo de la Coca-Cola a cargo de las actividades internacionales de esta empresa en publicidad, promociones, temas deportivas y relaciones públicas para posteriormente llegar a ser el Comisionado de Baseball en un periodo en el que enfrentó temas importantes como la Serie Mundial de 1989 que fue interrumpida por el terremoto en California, la huelga de los jugadores en la primavera de 1990 y haber removido al dueño de los Yankees, el Sr. George Steinbrenner, QEPD.  Actualmente, tiene una empresa de Banca de Inversión y se mantiene relativamente activo. Este señor tiene casi 80 años de edad y está en excelentes condiciones físicas y mentales.

Después que se alejó de nuestra mesa, mi amigo me informó que había un artículo del Sr. Vincent que salió en el Wall Street Journal en el año 2014 donde les ofrecía a los nuevos ejecutivos sus mejores consejos para lograr éxito en los negocios.  Busqué dicho artículo y del mismo les presento algunos consejos e ideas que espero sean de valor agregado:

  • Debemos ser cuidadosos con el nivel de confianza que desarrollamos con los ejecutivos en nuestras organizaciones, pues muchas veces un pequeño detalle confidencial que se nos escape, puede dañar objetivos de gran importancia para la organización y nuestra imagen de forma irreparable.  
  • Nos habla de la importancia de mantener contacto sostenido con nuestros colaboradores a través de la organización, visitando los diferentes departamentos, interactuando con ellos, obteniendo información importante sobre el día a día y los desafíos que ellos enfrentan en el descargo de sus responsabilidades.  En pocas palabras, salir de la suite ejecutiva e interactuar a todo nivel en la organización.
  • Comenta que el liderazgo es un tema de tiempo completo.  No es algo que se enciende y se apaga; el liderazgo es 7/24 y afecta tu comportamiento, la imagen que generas interna y externamente, que por lo tanto, nos obliga a tomar conciencia de qué proyectamos y cómo nos comportamos en todo momento.
  • Nos dice que los correos electrónicos son muy peligrosos pues lo que se escribe allí queda, razón por la que debemos aplicar algún tipo de filtro o leer cuidadosamente lo que escribimos antes de enviarlo, especialmente si estamos enojados en ese momento.
  • La importancia de mantener la mente abierta, de escuchar y de hablar lo menos posible, pues hablando, uno no aprende.  Rodearse de gente que tenga conocimiento, que hayan vivido, que nos puedan compartir experiencias y anécdotas enriquecedoras y de alto contenido.
  • Si disfrutas de un buen sentido del humor, adminístralo cuidadosamente, pues lo que a nosotros nos puede parecer jocoso, para otras personas puede ser algo de mal gusto.  Ser cuidadosos cuando contemos alguna historia para no crear sensibilidades que puedan dejar huellas irreparables en el tiempo. Nunca hacer chistes o burlarse de cosas importantes y serias.
  • Lo importante es importante.  Nos habla de administrar el tiempo, lo más escaso que tenemos en nuestras vidas, la necesidad de enfocarnos en prioridades claras de alto impacto, delegando o posponiendo aquellas que no agregan un valor tangible hacia nuestros objetivos.
  • Nunca quejarte, pues realmente eso no conduce a nada; tu problema es tuyo y no de los demás.  Por lo tanto, concéntrate en buscar soluciones y en hacer lo que tengas que hacer, toma decisiones y sigue adelante. Si te caes, te levantas y continúas, sin darte por vencido.
  • No trates de adivinar el mercado.  Aliméntate de datos relevantes que puedas traducir a información concreta y accionable que te permita disminuir de forma dramática los riesgos.
  • Ser cuidadoso con lo que dices o publicas, especialmente si estás en una posición de alta visibilidad.  Saber que aunque te pregunten tu opinión de forma extraoficial, lo que queda grabado frente a un micrófono está fuera de tu control.

La realidad es que estos consejos y comentarios del Sr. Vincent me han impactado de forma muy positiva, especialmente por mis relaciones con empresarios y ejecutivos de alto nivel.  Por esta razón, los quise compartir con ustedes. Saludos y hasta la próxima.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *